Aires Vallenatos

×

AUDIO EN VIVO

Así fueron las últimas horas de Patricia Teherán

Dos días antes del trágico accidente en el que perdió la vida la cantautora de música vallenata Patricia Teherán, su novio Víctor Sierra, su mánager Tyron Del Cristo y su jefe de prensa Guillermo ‘Billy’ Pertuz, chocaron en el Mazda 626 de placa PB-6054, el mismo vehículo en que este grupo se volcaría el jueves 19 de enero de 1995 en Boca Tocino (Atlántico).

Fue una advertencia a la tragedia que posteriormente se desencadenaría, tal como lo lamenta Billy Pertuz. “Son señales que debían obedecerse”. El primer percance ocurrió en Plato (Magdalena), cuando los tres hombres del equipo de Las Diosas del Vallenato se dirigieron al municipio magdalenense para firmar un contrato que realizaría la única agrupación vallenata femenina de esa época.

“Víctor que generalmente era el que conducía ese carro que era de la agrupación, iba a dar reversa en un semáforo y nos chocamos con un bus de Brasilia. Esa fue una especie de advertencia, pero en ese momento no entendimos la señal, fue algo premonitorio”, explicó Pertuz.

Una vez solucionaron el impase, buscaron un teléfono y llamaron a la intérprete de Tarde lo conocí, para explicarle lo ocurrido. “Gracias a Dios están bien, tuve un presentimiento muy feo Billy, cuídense mucho que estamos en nuestro mejor momento. Acuérdense que mañana debemos ir a Barranquilla de gira de medios y a firmar contratos para Carnavales”, fueron las palabras que desde su casa en el barrio Nuevo Bosque de Cartagena les expresó ‘Patri’.

El 18 de enero los tres viajeros pasaron a las 8:00 a.m. a recogerla en su casa para cumplir las citas en Barranquilla. “Patricia sorpresivamente decidió que su hijo Yuri Alexander de apenas cuatro meses se quedara. Todos nos miramos sorprendidos, porque ella lo llevaba a todas partes; pero esa vez tuvo un pálpito y prefirió dejarlo bajo el cuidado de su timbalera Silvia Carpucilo. Le pidió que lo cuidara y lo quisiera como si fuera suyo. Yuri Alexander es un verdadero milagro, él se salvó de morir en aquel terrible accidente, por una decisión divina”, sostuvo Pertuz.

El viaje hacía Barranquilla fue muy productivo, concretaron tres presentaciones y visitaron dos de los programas vallenatos con mayor sintonía en la década de los 90. Pero también el desplazamiento hasta la Arenosa sirvió para que Patricia y Víctor se reconciliaran.

Él entendió que Patricia ya había olvidado a Rodrigo Castillo (padre de Yuri), yo serví de compinche para que se reconciliaran y así lo hicieron, dejaron sus peleas y celos y decidieron empezar un nuevo rumbo. Nos hospedamos en un hotel en la calle 72 y allí comenzaron a vivir su idilio”, declaró Billy.

Luego de visitar los medios de comunicación Patricia junto a su equipo de trabajo hicieron una parada en el restaurante El Corral del Marisco, ubicado en la carrera 21B con calle 57 esquina. Era su preferido, siempre que podía pasaba por allí para degustar una cazuela de mariscos.

Billy Pertuz explicó que en ese restaurante se firmó un contrato con Germán Benedetti, el popular Pupi, quien fuera asistente de Diomedes Díaz para tocar en Ciénaga (Magdalena). “Luego llegamos al hotel a buscar unos zapatos, ropa y maquillaje que había comprado y partimos rumbo a Cartagena. Todas estas cosas posteriormente serían saqueadas del carro una vez nos accidentamos, hasta el carro lo desvalijaron”.

Patricia junto a su equipo abordaron el Mazda 626 color azul y salieron por la vía al mar rumbo a Cartagena. En un retén puesto por las autoridades de tránsito en Puerto Colombia, les firmó sus últimos autógrafos a unos agentes que les solicitaron una requisa.

“De ahí en adelante me entró una corazonada de que algo podría pasar, Tayron y yo le pedimos a Víctor que le diera suave y respondió: ‘Quién se ha muerto en la víspera…’. A eso de las 4 de la tarde, a la altura de Boca Tocino (Atlántico), estalló la llanta izquierda trasera del carro. Patricia que iba de copiloto cuando escuchó el estallido, gritó ‘Ay Dios mío’ y comenzamos a volcarnos. Según el informe de tránsito dimos ocho vueltas. Yo me puse en posición fetal y comencé a orarle a Dios, por eso me pude salvar”, rememoró Billy quien se fracturó la pierna y la cadera derecha.

“Llegó una persona a auxiliarnos y le dije que fuera al carro a ver cómo estaba el resto. Me dijo que adentro había una mujer mona herida y un hombre de bigotes. Por la descripción supe que eran Patricia y Tyron. Luego me informan que Víctor había muerto. Patricia pasó a mi lado en una camilla y lo último que me dijo fue: ‘Estoy bien Billy, no te preocupes por mí’; aunque luego un paramédico gritó que estaba vomitando sangre y entré en pánico. Se la llevaron muy grave y posteriormente falleció en el Hospital Universitario de Cartagena.

La noticia de la muerte de Patricia Teherán causó conmoción entre sus familiares y seguidores. Los alrededores de su casa de dos pisos fueron colmados por una multitud que coreó sus canciones.

Hoy, 22 años después, sus vecinos extrañan esa alegría que contagiaba a todos.