La canción inédita premonitoria de un abril sin festival vallenato – La Reina del VallenatoLa Reina del Vallenato

Aires Vallenatos

AUDIO EN VIVO

La canción inédita premonitoria de un abril sin festival vallenato

Esta es la historia una canción en aire de paseo donde se pintó a Valledupar, visto desde la Plaza Alfonso López, sin su máximo evento de acordeones, cajas, guacharacas, cantos, versos y piloneras

Comenzaba el año 2011 cuando el compositor Jorge Hugo Ochoa Morales se inspiró en un hecho poco común en esos tiempos, como era tener en Valledupar un mes de abril sin el Festival de la Leyenda Vallenata.

El último acontecimiento de esta índole fue en el año 1983, cuando el certamen se llevó a cabo del 9 al 12 de junio, debido al terremoto que afectó a la ciudad de Popayán.

Hace nueve años, esa historia que hoy se hace realidad, pasó por la mente de este arquitecto y compositor nacido en el corregimiento de Patillal, municipio de Valledupar, quien la canción ‘Pa’ qué un abril sin festival’.

El compositor nunca pensó que esa premonición sería una realidad debido a la pandemia mundial del coronavirus que obligó a todos a estar en casa y no contestar presente en la fecha acordada, 29 de abril al 2 de mayo, cuando la voz de Jorge Oñate y las canciones de Rosendo Romero inundarían de alegría al mundo vallenato.

Esta es la letra de la canción

Se sentía una tristeza en las entrañas del Valle,
Porque se comentaba bajo el palo de mango
Que tal vez este año no habría festival.
Lloré gotas de sangre mirando un calendario
Abril también sollozaba porque quizás estaba
En ese sitio de más. Y lo arranqué del almanaque
Pa´ qué un abril sin festival.
Yo no puedo imaginarme a Barranquilla sin sus carnavales
Medellín perdería encanto sin el desfile de sus silleteros,
Cómo imaginarme al Huila sin sus bambucos tradicionales.
Yo no puedo imaginarme a Sincelejo sin sus corralejas,
No puedo imaginarme a los pastusos sin negros y blancos
Cómo imaginarme al Valle sin piloneras y sin piloneros.
Se escuchó la tristeza en el cantar de las aves
Y un viejo cañaguate tiró flores errantes
Porque no le importaba vestirse de color,
Protestaba en pedazos el alma de este pueblo
Y la Sierra Nevada derretida clamaba por la misma razón.
Marchita estaba sin Consuelo, la madre de nuestro folclor,
Pero cayó un fuerte aguacero y luego se recuperó.

Escucha aquí ‘Pa qué un abril sin festival’