Es el primer sencillo que lanza Silvestre Dangond, que da nombre a su nuevo álbum y que el artista urumitero le regala como abrebocas a sus seguidores